Conectarse

Recuperar mi contraseña

Trama del ForoReglamento GeneralSistemas de BatallaÚltimas NoticiasArmaduras DisponiblesCentro de SolicitudesDatos de Afiliación
Se Buscan
.
DeidadesGuerreros
.
staff
staff code
Natalie (Administrador)
Enviar MPVer perfil
Saga (Administrador)
Enviar MPVer perfil
Kotaro (Mod. de Cb)
Enviar MPVer perfil
La administración agradece a @NYMPHEA, @MAIKA y @HARDROCK de @SAVAGE THEMES, por los códigos prestados para la realización de este foro. Además el foro se encuentra basado en el anime ¨Saint Seiya¨ , todos los personajes son originarios de Masami Kurumada y Toei Animation. El diseño como ideas para el foro, corre a manos de los siguientes miembros del Staff: Pandora y Saga de Géminis. Todas las imágenes presentes, pertenecen a sus respectivos autores al igual que @Tumblr, @DeviantArt, y @Zero.chan. Cualquier plagio del foro sera denunciado.

La Mansión Rozencroutz [Privado]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La Mansión Rozencroutz [Privado]

Mensaje por Maximilian V. Rozencroutz el Dom Ene 31, 2016 11:45 am

Han pasado ya tres días desde mi retorno entre lujosas cenas de hotel y paseos sin rumbo cierto por la ciudad, he decidido ya la suerte que le esperan a las crueles personas que me echaron al abandono… hoy pagaran cada año en el que tuve que vivir dentro del orfanato, cada lagrima que derrame aquel día a mis 8 años de edad, cada suplica que pronuncie implorando su amor de padre, amor que él me negó toda la vida después de la muerte de mi madre, amor que desecho cuando se enamoró de aquella nueva mujer.

Mansión Rozencroutz:

La mansión de la familia Rozencroutz seguía en pie y manteniendo algo de su anterior opulencia a pesar de estar tirada al abandono, vigilada por cámaras muy pocas en funcionamiento me dejaba claro aún estaba habitada y recuerdo sus docenas de guardias tanto en la puerta principal, como paseándose por los jardines cuidando cada perímetro cada obra de arte, hoy no se observaba nada de ello, hoy los jardines estaban llenos de maleza y rosas marchitas. Decidí que hoy, al amanecer del cuarto día, le dejaría ver a mi mortal padre el rostro de la persona que abandono y le haría suplicarme como, si hoy vería que lo que desecho no era un niño cualquiera, sino algo superior, un dios que cuida de los suyos y castiga a la gente cruel como él.

Traje de Maximilian:

Disculpe señor, acaso usted tiene cita para verse con el Sr. Vermilion –
me dijo el viejo mayordomo cuando caminando con mi elegante traje me acerque a la entrada principal de la mansión en ruinas, traía un traje negro aun elegante para las condiciones en las que el hogar que cuidaba existía, así que mirándolo a los ojos le dije – así es, hoy he venido a ver a Nathaniel Vermilion, hágale el favor de saber que su hijo bastardo Maximilian V. Rozencroutz, sigue vivo después de que él lo expulso a un orfanato y hoy está aquí para charlar. – dije mientras mi mano aflojaba la capa que me cubría mi elegante traje tal vez nueve veces más caro que cualquier mueble en esta mansión y le entregaba al mayordomo para que la alzara en algún armario, al ver su expresión de asombro y su boca acallada por mis palabras dije – está bien no se molesten ya se lo diré yo – avanzando a través de lo que quedo del elegante pórtico principal para adentrarme en mi viejo hogar.

Avance por cada pasillo y corredor de la zona recordando cada lugar donde yo y mi madre una vez jugamos juntos o donde recibía clases privadas, aquellos jardines donde jugaba entre los guardias creando falsas llamadas de advertencia, cada vez que al cruzar entre un área al otra me recibieron abriéndome la puerta, y se disculpaban por mis actos frente a mi padre echándose al culpa entre ellos, aquel mayordomo se acercó a mi después mientras recorría el salón de arte recordando cada pintura que una vez estuvo ahí o cada copia de escultura famosa que mi mama hizo con sus manos y me dijo – mil disculpas señor Maximilian, el señor Nathaniel debe estar en su despacho en el segundo piso, si me permite lo llevare a él, aunque dudo el señor deseo verlo a usted – a aquel hombre lo observe y le respondí cordialmente – hay algún problema con ello – y el anciano hombre me dijo – ninguno joven Maximilian, ahora mismo lo escoltare a él, si me permite es por aquí. – entonces seguí al mayordomo y por la mansión pude ver un gran número de objetos aun conservados, al parecer mi padre había dilapidado sus riquezas mientras yo estuve fuera, pero al menos había conservado por dentro la mansión en buen estado, no había rastro de aquella mujer en el camino. – dime Arthur, que es de la mujer con la que mi padre se casó. – Le pregunte inquietado – la encontrara con el señor en su despacho hoy vino a tratar unos asuntos financieros la empresa aún subsiste aunque no tan imponente como antes, el Sr. Vermilion intenta todo pero las minas no producen nada, ni siquiera yo cuento como personal de trabajo actualmente pero alguien viejo como yo, no tiene mucho sitio donde ir así que decidí trabajar con la esperanza de que cuando todo mejore, el Sr. Vermilion salde su deuda conmigo.- Me dijo mientras avanzábamos hasta el dichoso lugar donde esos dos se reunían.

Bueno el señor Vermilion está aquí en su despacho, si me permite su nombre lo anunciare para que lo atienda. – dijo aquel hombre y yo no pude hacer más que noquearlo con un golpe de mi puño en su abdomen respondiéndole con una sonrisa – lo siento buen hombre, pero esta visita no merece ser anunciada, descuida hare esta mansión mía y recompensare tu gentileza. – avance al estudio de mi padre al abrir encontré a aquel hombre conversando con su nueva esposa y mi entrada interrumpiendo su charla matrimonial – quien es usted, no recuerdo haber dicho que atendería a alguien – dijo mi padre con una mirada de enojo a la que respondí con amabilidad – era importante me atendieras, soy el vicepresidente de la empresa siderúrgica alemana Stainer, vengo por negocios ya que usted posee una gran empresa minera señor Vermilion. – Como siempre el dinero llamo su atención dibujándole una sonrisa en su rostro que dijo – bueno si es tan importante lo atenderé gustoso, Mirian otórganos a mí y el joven vicepresidente unos minutos para discutir nuestros asuntos en común – cuando dijo esto mi madrastra se dispuso con gentileza a salir pero yo me negué diciendo – déjanos que nos acompañe y evita mantener esa asquerosa sonrisa, después de todo he venido a quitarte todo lo que tienes Nathaniel Vermilion – Mi padre sorprendido pregunto – ¿Quién es usted? – y con un tono algo irónico le respondí – veo que no reconoces al rostro que abandonaste hace 19 años, pues te lo dejare claro, soy Maximilian Vermilion Rozencroutz y vengo a arrebatarte todo como una vez me lo arrebataste a mi… padre.

Despacho De Nathaniel Vermilion:


¡Maximilian! – exclamo mi padre y mi madrastra se tapó la boca sorprendida – yo que ustedes aun no me sorprendería tanto, me agrada el nombre que me diste y lo usare por un tiempo más, pero el trato que me diste no es digno para alguien como yo – dije e invoque en mis manos dos lanzas de hierro con las que bloquee la puerta mientras ellos al ver mi poder fluir se asustaban más y más sin poder pronunciar una sola palabra de sus temblorosos labios. Camine hacia mi madrastra acaricie su mentón y la observe con la ternura que observarías a un pequeño gato al acariciarlo y jugar con él y le respondí – hubieras sido una hermosa madrastra y tal vez te hubiera llamado mama muy feliz y orgulloso de ti, que mal que no fue así, no te culpo no sabías que el muchacho que pedias desechar era el cuerpo de un dios antiguo, pero… no puedo dejar este pecado sin saldar así que morirás en ocho años – mi mano vestida con un guante negro se adornó con una uña afilada de plata, con la que desgarre su blusa mostrándome su esplendoroso pecho y donde entre ambos bellos y exóticos senos clave la misma haciéndola sangrar un poco e infiltrándole plomo dentro de su cuerpo, plomo maldito con mi cosmos que mato su lengua, tacto, vista, audición y olfato, plomo que se iría propagando en su desmayado cuerpo hasta matarla en 8 años. – tranquilo tú también compartirás su destino padre. – Dije alzando mis manos extendiéndolas a lado y lado y mirándolo fijamente a él. – Ambos vivirán por siempre en estos ataúdes que diseñe para ustedes con mucha consideración – ambos cuerpos se vieron con una doncella de hierro detrás de ellos que pronto los encerró y desaparecieron dentro de una 5ta dimensión. – hasta nunca padre – dije después de que desaparecieran tenia suerte mi padre no había tenido hijos después de mi así que me decidí a falsificar su testamento y volver después de que la gente se calmara sobre la desaparición de Nathaniel Vermilion y su amante. Ahora solo esperaría unos meses mientras buscaría en que distraerme en retino estaba una famosa cantante que escuchaba cuando aún no despertaba, recuerdo bien que el solo escuchar su voz un día en Berlín, me hizo buscar el origen de donde venía tal melodioso canto y me quede viendo aquel televisor de aquel local comercial por horas hasta que vi el concierto completo que había grabado, fue mágico - Millenna L. Dam, me pregunto si me ella me daría una entrevista si voy a visitarle. – me dije partiendo de regreso a mi hotel.
avatar
Maximilian V. Rozencroutz
Dios
Dios

Mensajes Mensajes : 241

https://www.facebook.com/MoonCrowBlackFeathers/?pnref=lhc

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.